Biografía

"He abierto de nuevo los ojos a lo que no quería seguir viendo, y aquí estoy con las mismas ganas e ilusión que cuando empecé..."
rocio llavero de pequeña

Está el camino de la decadencia y está el de seguir avanzando... a pesar del empeño de alguna gente, yo elegí este último. Empecé luchando por algo que era parte de mi vida, aunque suene a tópico, pero así era, últimamente y después de 14 años, a pesar de todo terminé por escoger el rendirme, el no querer mas, el tener suficiente con poder seguir cantando y componiendo aunque solo fuera para mí misma.
Ha sido largo el camino, duro, lleno de cosas buenas y malas, gente buena y menos buena, como en cualquier cosa, y decidí la perdición y no quise nada mas... pero desperté. He abierto de nuevo los ojos a lo que no quería seguir viendo, y aquí estoy con las mismas ganas e ilusión que cuando empecé. Todo fué con una guitarra....

En casa siempre había estado presente este mundo, la música, el cante flamenco, la copla, que venían de la mano del abuelo, las titas, papá.... y mas tarde el pop y el rock que vino luego con los más jóvenes de la familia, pero era algo mas, como algo que era complemento de nuestra vida, algo a lo que estás tan acostumbrada que hagan que nunca te llama demasiado la atención más allá de unas simples ganas de querer aprender a tocar la guitarra. Decidí aprender a tocarla, recuerdo que cogí la guitarra de mi hermana mayor, que aprendió de pequeña a tocar pero lo fue dejando.
Lo hice sola, mirando, cogiendo notas de aquí y de allá, mirando figuras y ritmos en las manos de los demás, y así seguí durante un año más o menos, dónde fuí a la peña flamenca de Jaén durante un mes para aprender algo de flamenco, donde me fuí al coro de la iglesia para coger soltura a la hora de tocar, para empaparme de cosas de aquí y de allá, y en ese año fue en un principio para mí y luego para el resto de la gente. Un día sentí la curiosidad de ver que pasaba si alguien me escuchaba o me veía, y guitarra en mano, recuerdo que eran las fiestas del barrio donde vivía, y sin más pregunté que si podía subir al escenario y allí me ví, en un escenario que me parecía enorme, con toda la gente mirándome, y me sorprendió el sentir que cuanta más gente había, menos pequeñita me sentía, mas me crecía y quería mostrar lo que sabía hacer para ver en qué podía mejorar según las reacciones y en que no.

Ese día me invitaron a que los dos días restantes que quedaban me subiera al escenario una vez mas. Jamás olvidaré las palmas, el cariño, y lo bien que me sentí cantando o ‘dando el cante’. Han sido muchos años de ir de un sitio a otro, siempre teniendo la suerte de ser bien aceptada por el gran juez de todo artista, el público... y aquí sigo.

Hoy por hoy y después de mucho trabajo, maquetas, 3 discos editados con unas 5 mil copias de venta, (nada mal para no ser nadie como siempre digo) muchísimas satisfacciones tanto con ‘Despertar’, como con ‘104’ o ‘Mientras Dure La Magia’, con los que me he sentido una persona diferente, pero siempre siendo fiel a mis principios, con los que he sentido la felicidad de poder ver mis canciones, mis creaciones de una manera impresionante, donde he podido compartir estudio con gente a la que no olvidaré jamás y de la que he aprendido muchas cosas ya sean buenas o malas, o el haber participado en una colaboración que para mi fué muy importante, en la que me sentí grande, como con el resto de mis discos, cada uno en su justa medida.

Ahora vuelvo a tener toda la fuerza e ilusión que tenía en un principio, vuelvo a despertar, vuelvo a tener 104 razones para tener una guitarra pegada a mi como si fuera parte de mi propio cuerpo, hoy quiero seguir haciendo música mientras dure la magia... hoy que tengo lo más importante, a vosotros que me leéis, que me escucháis, gente que valora mi esfuerzo, que me apoya antes todo y entiende mis vivencias o historias a través de mis canciones.

Agradezco eternamente a mi familia...

A unos por regalarme su arte y hacer que los sueños siempre estén acompañados de la voz de todos y cada uno de ellos. A otros por hacer de esos veranos únicos,persiguiendo lagartijas y saltamontes con nuestros pequeños pies correteando por un campo de olivos,para después acabar empapados con el agua del pozo de la casería de unos abuelitos eternos e inolvidables...siempre nuestros,siempre en nuestro recuerdo,siempre cantando...mientras dure la magia...papá.

rocio llavero pequeña
rocio llavero familia pequeña
rocio llavero de pequeña